Galletas de almendra / Navidad



Por medio del presente, se les informa que a partir del día de hoy, estaremos ausentes tomando un muy buen merecido descanso, para regresar con ustedes el 7 de enero de 2017.
Les deseamos Felices Fiestas, deseando para ustedes y sus familias lo mejor para el próximo Año 2017.

Atentamente: La lechuga, el pan integral, la verdura, la fruta, la leche desnatada, el pescado, el pepino, el apio, la col y el yogur.

PD: En nuestra ausencia, los atenderán con el mismo gusto de siempre, el solomillo, los langostinos, el pan francés, la mantequilla, las salsas, el pavo, la pierna de cordero, el puré, las galletitas, los turrones, las truchas, los polvorones y por supuesto, algún que otro traguito de vino, de cerveza, de anís del mono, de champagne, licores varios, ron, gin tonic...

Damos comienzo a la Operación Polvorón. 😂

Gracias por su atención y ¡FELIZ NAVIDAD!

Espero que os haya gustado mi mensaje de bienvenida a la Navidad. Me lo enviaron por whatsapp y me pareció una verdad tan verdadera que decidí compartirlo con vosotros.

No soy mucho de postres navideños, si os digo la verdad. No me atraen demasiado esas fuentes que lucen en las mesas, llenas de diferentes turrones, mazapanes, polvorones y demás postres varios tan representativos de estas fechas. A mí en Navidad, me plantas un buen arroz con leche y me tienes dando saltos un buen rato. ¡No me puede gustar más oye!

En cambio estas galletas son, sooooon, no sé cómo decíroslo. Absolutamente deliciosas, rústicas y preciosas, no digáis que no. Me encantan los postres que parecen salidos de la edad media (así hacen juego con la silla 😜) En serio, esta receta es para tener muy en cuenta. Yo duplicaré las cantidades llegado el momento para hacer una buena bandeja de ellas, porque sé, estoy segura, de que no quedarán ni las migas.



Galletas de almendra
(Adaptada de i-Recetas)


Ingredientes para la masa:

90g de harina de almendra o almendra molida
90g de harina de trigo de repostería
75g de azúcar glas tamizado
80g de aceite de oliva suave (no da sabor)
Media cucharadita de levadura química o impulsor
Media cucharadita de bicarbonato de sodio
Ralladura de medio limón
Media cucharadita de canela
Una pizca de sal

Además:
Almendras enteras con o sin piel
Una yema de huevo para pincelar
Guindas para decorar

Preparación:

Precalentamos el horno a 180ºC (sin aire) 160ºC (con aire)

Preparamos una bandeja de horno y la forramos con papel vegetal.

Unimos todos los ingredientes de la masa (excepto el aceite) y los mezclamos bien (esto podemos hacerlo con un tenedor o con unas varillas de mano) Añadimos el aceite y mezclamos bien con las manos hasta formar una masa bien unida. Dividimos la masa en pequeñas porciones de 8 o 10g y les damos forma de bola. Las colocamos en la bandeja del horno forrada con papel vegetal, unidas de tres en tres. Las pintamos con la yema de huevo batida (podemos ponerle a la yema un poquito de leche si os cuesta extenderla) Colocamos en el centro de cada bola una almendra entera (con la parte más puntiaguda hacía el centro o hacía el exterior, pero fijaros que lleven el mismo sentido) Al mismo tiempo que colocamos la almendra, aplastamos las bolas de masa con ellas hasta que la almendra quede encajada en la masa. Colocamos por último, un trocito de guinda en el centro para dar color.

Introducimos en el horno durante 15 minutos o hasta que veamos que doran y se agrietan.

Las retiramos del horno y con una espátula las colocamos sobre una rejilla para que terminen de enfriarse (cuidado al manipularlas en caliente pues están blandas) Servir.



Notas:

Con estas cantidades os saldrán unas 14 galletas.

Lo ideal es dejarlas reposar bien tapadas hasta el día siguiente que es cuando están más buenas porque mejora mucho su sabor.

No las tostar demasiado para que no queden duras. En mi horno son 15 minutos exactos de horneado pero puede variar de un horno a otro.

No hace falta decir que cuánto mejor sea la almendra, más ricas serán las galletas. 

¡Espero que os haya gustado la receta y nos vemos en la próxima!